20 julio 2009

Humano

Humano: equivocarse, caer, renacer

Voy entendiendo hacia donde van las cosas. Las cosas van y uno fluye. Va yendo, fluyendo, destino incierto que se espeja en los deseos.

El fénix va abriendo sus alas, las estira, más hermosas que antes, grandes, brillantes, de fuego.

Hay algo allí, algo que vive y se prepara para levantar vuelo.

2 comentarios:

  1. No creo que uno deba fluir, sino no podremos tomar decisiones sobre su propia vida. Y un tiempo después nos estaremos quejando de nuestra mala suerte...

    Un saludo, buen blog...

    ResponderEliminar
  2. Matías, yo creo que el fluir tiene que ver con dejar de lado las piedras que nos ponemos en nuestro camino. Saludos y gracias por el comentario!

    ResponderEliminar

A veces hay caminos y lugares que se cruzan... contame que pensás vos.